jueves, julio 26, 2007

Las tablas fluviales, un ecosistema único

Las tablas fluviales son un ecosistema que consiste en un desbordamiento del agua tras la confluencia de dos ríos cuando el terreno apenas tiene pendiente quedando lo que coloquialmente podemos llamar un gran encharcamiento en los márgenes de un río. En este caso además se une el aporte por acuífero lo que hace que Las Tablas de Daimiel sean un ecositema único. Se forma por la confluencia de los Río Guadiana, permanente y de aguas dulces y el Cigüela, estacional y de aguas con una cierta salinidad, la diferencia de aportes y la salinidad crearon dos zonas diferenciadas en Las Tablas que se manifestaba en un vegetación diferenciada por la misma sal y la temporalidad del aporte. Hoy en día que aporte del Guadiana es nulo la poca agua que llega a las Tablas lo hace a través del Cigüela lo que ha salinizado el humedal y homogeneizado la vegetación al romper la diferenciación.
Actualmente de las casi 2000 Has que conforman en el parque tan solo 400 Has están encharcadas y con escasa profundidad, al menos en la zona visitable unos 20 cm de agua, como todo humedal es capaz de soportar estos cambios y aprovechar la nueva circunstancia, el tema aves un menor nivel de agua no significa menos aves sino distintas aves, así cuando las aguas están altas predominan las anátidas que necesitan una cierta profundidad para poder nadar, si las aguas están bajas aparecen muchas más limícolas, aves que se alimentan en las aguas fangosas o limosas.
Lamentablemente entre los intentos de desecación, regadíos intensivos se ha alterado notoriamente el ecosistema, se han extinguido especies y actualmente no sería explotable por el hombre como lo fue antiguamente cuando mucha gente consiguió vivir de la pesca en Las Tablas.
Es un gran reto la recuperación del acuífero para que Las Tablas vuelvan a ser lo que eran y no depender de trasvases que solo son justificables circunstancialmente y como medida provisional, es un obligación que este paraiso acuático en uno de los lugares más secos de España, en una meseta en la que no parece pintar nada que se haga todo lo posible por su recuperación y se abandonen ideas trasnochadas de descatalogaciones y tiradas de toallas prematuras.
Esta es la primera vista que tenemos de Las Tablas desde el camino de acceso, aparentemente solo se ven dos charcos, aunque toda esta parte que de lejos puede parecer una pradera son charcas cubiertas de carrizo que al estar bajo el nivel del agua no podemos apreciarla desde aqui, a mucha gente esto le parece frustante, sobre todo después de ver esas imágenes idílicas de hace años donde estaba todo completamente inundado, la verdad es que sabiendo de antemano lo que uno se va a encontrar la visita puede ser muy distinta y no tan frustrante si nos dedicamos a disfrutar del parque y no a lamentar lo que no hay y esperábamos ver.

1 comentario:

Clara Barbas dijo...

¿Me podrías informar sobre las precipitaciones anuales en el parque?
GRACIAS.