viernes, junio 24, 2016

Los moritos no son negros. Pero de lejos lo parecen.


Esas aves negras de pico recurvado que acompañan a las cigüeñuelas son los ibis más habituales en Europa, el morito. Un habitual de zonas húmedas principalmente dulces o ligeramente salinas que podemos encontrar al menos uno en cada charca. Parecen negros pero no lo son, al igual que las cigüeñas negras según incida la luz en su plumaje podemos ver tonos tanto marrones como negros o azul verdosos, de tal manera que vistos de cerca parecen otra especie diferente aunque con la misma silueta.