miércoles, enero 27, 2016

Un geranio en la roca; Erodium recoderii



Nunca la había visto en el monte y no esperaba que fuera en esta fecha pues suele florecer a final de primavera y principios de verano, pero en este extraño otoño-invierno está visto que todo es posible. Al igual que el Erodium primulaceum presenta una mácula en los dos pétalos superiores aunque tanto sus hojas como sus flores son mucho más grandes que las del anterior. La encontré junto a una pared umbría creciendo sobre rocas, un ambiente casi sin suelo.