lunes, enero 11, 2010

Torre de Castilnovo

A mediados del siglo XVI se construye la torre de Castilnovo en la playa del mismo nombre en Conil de la Frontera. Su función era doble, vigilar el litoral como todas las demás así como también vigilar la alamdraba para la pesca del atún. En 1755 el maremoto de Lisboa, ese famoso maremoto que arrasó con medio litoral atlántico se llevó la fortaleza que se encontraba junto a la torre pero la torre aguantó el temporal y aun permanece en pie, siendo el único elemento artificial en esta playa que se mantiene virgen aun. Mediante fuegos y humos estas torres se hacían señales entre sí poniéndose en alerta ante posibles ataques piratas.

2 comentarios:

jesus dijo...

Recuerdo que, cuando era joven, bueno, cuando era más joven, aquel era un lugar especial y solitario. Hace ya muchos, muchos años que no voy por allí. Espero que el urbanismo desmedido y egoista que asola buena parte del litoral andaluz no haya hecho demasiados estragos por aquellas esplendidas playas.

Un saludo de un andaluz que vive en Exremadura.

Juanjo dijo...

Hola Jesús, de momento no ha llegado, aunque como ya sabrás quieren hacer un megachurro en EL Palmar allí cerquita. He estado el añopasado un par de veces y la verdad que sigue siendo un sitio encantador, con sus cosas (gente metiéndose con las motos...), pero un lugar maravilloso donde pueden verse las orcas paseando por la orilla cuando llega el paso del atún.

Salu2