viernes, octubre 06, 2006

Subida al Urriellu (Naranjo de Bulnes)

Una de las rutas más atractivas para los amantes de la alta montaña es la subida al Urriellu, subida hasta su base se entiende, ya que la subida real la hacen los escaladores con sus cuerdas y sus trastos y con mucha moral sobrea todo además de una gran preparación física.
La subida comienza en una pista que sale desde Sotres, desde la cual se puede acceder en vehículo hasta el inicio del sendero a pie, ya desde este punto, desde el que casi se ve el pueblo de Bulnes, pueblo que no tiene acceso por carretera y al cual se accede a pie por una dificultosa ruta o bien por el funicular, en el comienzo de la ruta se advierte que es de dificultad alta y la verdad es que no es broma, a pesar de que el guía de la Casa de la Montaña de Avín nos dijo que la ruta empezaba "a 1200 metros y que de ahí hacia el final no tiene más ciencia".
El principio de la ruta no es especialmente dificultoso, a pesar de por donde va el caminito como podemos ver al ampliar la foto, desde el caminito observamos grandes desniveles y un paisaje blanco (de las calizas, que no de nieve) con escasos pastos y el Urriellu al fondo, el camino lo comenzamos por la mañana y nos acompaña el sol durante casi todo el camino de ida, no hace lo que se dice calor pero con ese cielo tan despejado se acaba pasando algo de calor, hasta ahi bien, pero al llegar al tramo final el camino se vuelve muy empinado y entonces es cuando las feurzas empiezan a flaquear, esto es la alta montaña, así que me mentalizo de que ya que estoy aqui tengo que llegar, me repongo y lleg hasta el final con la camiseta empapada de sudor por el esfuerzo, y ahi se observa de cerca el Urriellu y ahora entiendo porque lo llaman también Naranjo de Bulnes, por esos tonos naranjas que tiene la roca y que se aprecian ahora tan bien.
Junto a la base del Naranjo de Bulnes (o Urriellu) está el refugio de montaña, aqui se alojan los escaladores que se enfrentan al reto que supone subir los 500m de pared vertical del Urriellu, este año unos vascos consiguieron hacer la subida por la parte mas dificil, que consistía en subir por una concavidad y trepar por una parte que hace como un techo (vamos colgados como murciélagos...), y es que lo que no consigan los de Bilbao...Ahora ya con la camiseta quitada empieza a hacer un poco de fresco, la niebla empieza a entrar...esperamos a que lleguen los ultimos compañeros, descansamos un poco y emprendemos el camino de vuelta.
Y así se veía el Urriellu a la vuelta, desapareciendo poco a poco en la niebla dando la sensación de ser un paisaje nevado, mientras las cabras siguen a lo suyo, comiendo los escasos pastos que hay y saltando de roca en roca con esa seguridad que solo tienen ellas, la vuelta al ser cuesta abajo es más sencillita y el cansancio acumulado va desapareciendo poco a poco hasta llegar al punto desde el que salimos por la mañana donde las vacas asturianas nos despiden con esta tierna imagen, y es que no toda la leche de vaca es para nosotros...

1 comentario:

Scuaret dijo...

Muy chula el monte ese,parece el de la pelicula del rey león. Jajajajaja......
SAludos